Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Entre los que viven fuera de Israel hay varias percepciones distintas sobre este país que habito. No todas son malas y, por supuesto, no todas son buenas. Podemos formar varios grupos.

1.- No sé pero me opongo. Se trata de gente cuyo único conocimiento de Israel es el de los noticieros y periódicos. Están convencidos de que Israel es un país en ruinas (que por supuesto opinan que se lo merece por invasor), un enorme campo de batalla. No se trata necesariamente de gente mala. La mayoría son sólo simples, conformistas que nunca se esforzaron en investigar para comprobar si su percepción e ideas son correctas o al menos justas.

2.- Amantes. Aman a Israel por sobre todas las cosas. Con pasión y mucha fe de que se trata de Tierra Santa. Y como la Tierra es Santa, ha de serlo todo lo que en ella hay (con excepción de sus enemigos). Su gente, sus lugares, sus frutas y verduras… Todos es santo. Para quienes integran este grupo, en Israel no hay gente mala.

3.- Vacacionistas. A este grupo pertenecen los que vinieron de vacaciones por una semana o hasta dos meses con un grupo organizado. La percepción de este grupo varía según quién organizó el paseo, a dónde los llevó y qué les contó sobre cada lugar al que fueron. La relativización depende también de si quienes vinieron tenían suficiente idioma inglés para relacionarse por si mismos con los lugareños o si dependía constantemente de un traductor.

4.- Bailarines. A este grupo pertenecen los que vivieron en Israel sea por unos meses o años. Su visión de Israel se relaciona directamente por cómo les fue en el baile. Algunos se volvieron a sus países de origen por extrañar la familia, otros porque les costaba mucho el idioma, hubieron quienes no lograron adaptarse a la sociedad israelí y no faltaron quienes se endeudaron con medio mundo (incluyendo bancos) y se volvieron para no tener que devolver el dinero. En este grupo las percepciones serán de las más variadas y en la mayoría de las veces, pasando el filtro por si mismos para formarse una idea final.

Yo vivo en Israel. Creo que es Tierra Santa, la Tierra Prometida por Elohim* a Su pueblo. Pero eso no significa que todo lo que contiene sea santo también. La mayoría de los israelíes con los que me crucé durante estos catorce años y dos meses que vivo en Israel, son gente abierta, de buen corazón, con mucho carácter pero siempre dispuestos a brindarse a los demás. Sin embargo no todos son así. Como en todos los países del mundo hay de todo: gente maravillosa y gente que mejor perderla que encontrarla.

Por cierto, Israel no es de ninguna manera un enorme campo de batalla, es un país hermoso en constante desarrollo y que avanza siempre. Los invito a todos a conocer Mi Israel.

*Elohim- D´s.

DSC_7629cf

-Nahariya de noche-

© Todos los derechos reservados.-

Anuncios