Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

A fin de tener alguna fuente que citar, me fui a Internet a buscar información sobre la ONU. Encontré algunas cosas interesantes, que me gustaría resaltar:

“La Organización de las Naciones Unidas (ONU), o simplemente las Naciones Unidas (NN. UU.), es la mayor organización internacional existente. Se define como una asociación de gobierno global que facilita la cooperación en asuntos como el Derecho internacional, la paz y seguridad internacional, el desarrollo económico y social, los asuntos humanitarios y los derechos humanos.”

“La ONU reemplazó a la Sociedad de Naciones (SDN), fundada en 1919, ya que dicha organización había fallado en su propósito de evitar otro conflicto internacional.”

“Órganos dependientes de la Asamblea General

Programas y fondos”

(…)

“OOPS Organismo de Obras Públicas y Socorro para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente”

(…)

No sé si es realmente necesario aclarar que la ONU se niega a si misma, ya que no cumple con su propia definición. Basta con ver solamente todos los actos terroristas ocurridos el año pasado en distintas partes del mundo, la situación de Siria a la cual tardaron como cinco años en reconocer y la profundización de la cual son responsables del conflicto entre palestinos e Israel. Ni que decir de la situación socio económica de muchas regiones de África y América Latina. Pero a pesar de que en Siria y África hay muchísima gente que se escapa tratando de conseguir refugio en otros países, la ONU tiene un Organismo de Obras Públicas y Socorro para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente. Que en realidad no son refugiados, ya que tienen sus propios territorios (aunque si la memoria no me falla, hay algunos en Líbano y Jordania bajo esas condiciones). Los sirios y africanos que se arreglen como puedan, que vea Europa que hace con ellos y dónde los mete (no importan las condiciones). La verdad, da vergüenza ajena.

“La ONU reemplazó a la Sociedad de Naciones (SDN), fundada en 1919, ya que dicha organización había fallado en su propósito de evitar otro conflicto internacional.”

Ahora que falló la ONU, no en uno, en cientos, miles de conflictos ¿quién la reemplazará? Yo propongo cambiarle el nombre por OINU (Organización Inútil de las Naciones Unidas). Aunque quizá sea hora de reconocer su ineficacia, dejar sólo una organización que sirva para declarar las maravillas del mundo y desarmar todo lo demás. Los países aportantes se ahorrarían millones que podrían utilizar para mejorar la situación de seguridad y económica de sus propios países generando además, nuevas fuentes de trabajo. Las sedes que ya no se necesitarían más, las podríamos utilizar para alojar en ella a refugiados palestinos, africanos y sirios. Se resolverían muchísimas cosas desarmando la ONU. Incluso, quizá, hasta sería más fácil llegar a acuerdos de paz.

También podríamos llamarla OONU (Organización Obsoleta de las Naciones Unidas). Sus representantes deben entender que dicha organización tiene cada vez menos credibilidad en un doble sentido: cada vez hay menos cosas que se les cree y cada vez hay menos gente que les cree. En esas condiciones, no creo que haya mucho que pensar y definir. La ONU le abrió la puerta al terrorismo y ahora es incapaz de cerrarla. Europa está amenazada y como leí por ahí hace poco, Israel es el laboratorio donde el terrorismo ensaya sus tácticas y métodos que aplicará después en otros países.

Hubo una época, donde lo que decía la ONU era respetado. Se la consideraba una institución seria y hasta infundía esperanza. Actualmente, la gente ya no los toma en serio. Pone sus esperanzas en seres y/o ideologíass que, para mí, tampoco son confiables. Cuando uno pone su esperanza en personas (Obama, Trump, el Papa Francisco, Macri, etc.), ideologías (comunismo, capitalismo, fascismo, etc.) o en instituciones como la que nos ocupa en esta nota, pasa lo que viene pasando, la desilusión, la bronca, el dolor… Porque todas ellas son falibles. Todas cometen errores, suelen ser absolutistas, no admiten el complemento ni la verdad. 

Va siendo hora, quizá, de que el mundo aprenda de sus errores, despierte de una vez y deje de poner sus esperanzas y confianza en inutilidades. Ya fue derribado el Muro de Berlín. También en ello había esperanzas y una vez más fuimos desilusionados, como la caída de la Unión Soviética ¿Qué cambió? ¿Mejoró el mundo? ¿Tenemos más paz? ¿Hay más unión? ¿Bajó el hambre en el mundo? ¿Se acabaron los abusos infantiles (esclavitud, niños soldados y abusos sexuales)? Por supuesto que la caída del muro de Berlín y la Unión Soviética eran deseables, no digo que no. Pero eso no implica poner en ello su esperanza. 

Es conveniente y fácil esperar de otros para no hacerse cargo de la parte que a cada uno le toca y de la cual es responsable. La gente de a pie hay algo que podemos hacer, exigir a nuestros gobiernos el cumplimiento de sus promesas de campaña, aquellas por las cuales la gente los eligió. Y podemos exigir cosas que nunca fueron planteadas por ellos para llegar a donde están, pero que son necesarias. Podemos empezar por exigir que ya no se tire un centavo más de las naciones en la OINU.

Fte.: https://es.wikipedia.org/wiki/Organizaci%C3%B3n_de_las_Naciones_Unidas

-Llegó la hora de cerrarle la puerta a la ONU- © Todos los derechos reservados.-

Anuncios