Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Como buena fan de Les Luthiers que soy, no podía faltar en mi blog hoy un artículo dedicado a Daniel Rabinobich. Se fue físicamente, pero su humor y su recuerdo quedará para siempre entre los que lo conocimos, lo disfrutamos y nos reímos con él. Gracias a Daniel Samper Pizano quedarán para siempre sus imágenes y anécdotas en nuestra biblioteca y gracias a los videos que grabaron, los CD´s, los archivos de TV y You Tube, lo podremos seguir viendo y escuchando las veces que queramos. 

Cuando era chica, mi tía Iliana me regaló un disco de Les Luthiers para uno de mis cumpleaños. Aún no entiendo cómo supo que me llegarían a gustar tanto. Cuando tenía once años, mi hermana que es unos  tres años y medio mayor que yo, fue a ver a Les Luthiers al teatro con su novio. Mis padres, que querían vigilar a la nena, sacaron entradas para controlarla sin que se diera cuenta. Yo no sé qué tanto disfrutó ese día mi hermana, pero yo me enamoré para siempre de Les Luthiers. Los disfruté muchísimo y estaba maravillada. Luego vino otro disco y como no tenía con quién ir a verlos y por entonces no había Internet, me debía conformar con sus apariciones en la televisión. Nunca me voy a olvidar cómo me reí con el sorpresivo remate del Bolero de los Celos cuando lo vi en la tele por primera vez.

Tenía diecinueve años el tiempo en el que mi marido y yo nos conocimos, él tenía veintiuno. Cuando me llamó para preguntarme si me gustaba Les Luthiers y si quería ir con él a verlos, no lo podía creer y el sí fue rotundo y sin necesidad de pensarlo. Al cumplir un año de novios, el regalo de mi marido fue representarme él solo todos los personajes de Cardoso en Gulevandia a solas. Todavía me río cuando me acuerdo, fue el mejor regalo que podría haberme hecho. Desde entonces no faltamos a ningún espectáculo, si no había plata, íbamos al gallinero, pero íbamos. 

En el 2003 emigramos a Israel. Aunque haya a quien le cueste creerlo, una de las cosas que más me entristeció de dejar Argentina fue pensar que no íbamos a ir al teatro a verlos nunca más. Para entonces habían sacado cinco videos y nos compramos los cinco y emigraron con nosotros. Luego, gracias a You Tube pudimos mantenernos actualizados. Hasta el 2012, que supimos que estarían en España e hicimos todo lo posible por ir. Era la primera vez que los verían en vivo mis hijos, a quienes ya les habíamos enseñado a disfrutarlos con los videos. No sólo eso, en tantos años ¡¡¡FUE LA PRIMERA VEZ QUE LOS VIMOS EN PRIMERA FILA Y EN EL MEDIO!!! No lo podíamos creer, los disfrutamos muchísimo.

Hoy leí que el representante del grupo anunció que seguirán con sus espectáculos. Les Luthiers logró sobrevivir a la muerte de Gerardo Masana y la ida de Ernesto Acher y, aunque esta sacudida es demasiado dura, también lograrán superarlo. Sin olvidar, como nunca olvidaron a Gerardo. Tendrán que reinventarse, readaptarse seguramente, porque no será lo mismo sin Daniel. Imposible olvidar cómo hacía reír al teatro en pleno con sólo aparecer en escena, sin necesidad de hacer nada. Porque era verlo y saber qué podíamos esperar de él.

Claro que duele que Daniel Rabinobich haya fallecido, mucho. Pero su recuerdo, tan ligado a nuestra propia historia, quedará para siempre. Porque como dijo mi marido hoy: es que nosotros crecimos con ellos.

A punto de ver a Les Luthiers en un teatro de Madrid, España.

A punto de ver a Les Luthiers en un teatro de Madrid, España. 

© Todos los derechos reservados.-

Anuncios