Etiquetas

, , , , , , , , , ,

    Por algún extraño motivo que no alcanzo a dilucidar, ha cundido en mucha gente la extraña idea de que los misiles que lanza Hamás son fuegos de artificio que no causan daño. Quizá la razón sea que Israel no promociona ni trata de aprovecharse de lo que le pasa para promoverse. Prefiere hacerlo con los avances científicos y tecnológicos que suele aportar para beneficio del mundo entero.

    El mundo entero apoya a Hamás ¿por qué, qué aportes a la humanidad ha hecho esa gente? Lejos de eso, lo único que ofrecen es destrucción, tortura a su propia gente, miseria a su propio pueblo mientras ellos se llenan los bolsillos con lo que las “buenas y solidarias” personas del mundo les envían. Muy lejos de aportar algo positivo les regalan un paquete de engaños, bien atado y con moñito. Después de años de que muchos lo venimos denunciando en forma particular, al fin la BBC se atrevió a reconocerlo: las fotos que ellos envían a las agencias de noticias corresponden a Siria e Irak. Conflictos internos, que nada tienen que ver con Israel.

   Israel está bajo fuego. El petrodólar tiene mucho poder y hace que muchos periodistas dejen de lado la deontología profesional y se vendan a la parcialidad, la manipulación, el engaño y la tergisversación. No importa que Hamás esté disparando misiles desde hace meses, aumentando la cantidad de repente en estos días. Mientras Israel soporte vivir bajo ese suplicio y no se defienda, no es noticia, a nadie le importa. Pero si Israel se defiende, es malo, porque ataca a los pobrecitos e inútiles de Hamás. Se olvidan que en Israel también habitan seres humanos, niños, jóvenes, ancianos, hombres y mujeres que se esfuerzan para que todos los demás disfruten de sus aportes científicos y teconológicos sin importarles si ayudan a quienes nos dan la espalda y/o a quienes trabajan para lograr nuestra destrucción.

   No, no son fuegos de artificio. Son misiles, con balines dentro para causar más daño aún al explotar. Son misiles que destruyen hogares, calles, negocios levantados con mucho esfuerzo y vidas enteras. Si tenemos tan pocos muertos, es porque Israel ama la vida y sí protege a su pueblo, con la ayuda de Elohim. Cuando las alarmas suenan anunciando que hay que refugiarse, los niños lloran y tiemblan, los adultos entran en un stress muy duro y el cuerpo y la cabeza entran en un estado de alerta que no permite enfocarse en nada más.

   Israel no va a desaparecer, porque si lo hiciera, no seríamos sólo sus habitantes quienes perderíamos, sería el mundo entero.

                                                            RUEGO POR LA PAZ DE JERUSALEM.

bajada-del-sol-en-calle-iaffo-cma

© Todos los derechos reservados.-

9 de julio de 2014

Anuncios